Las abejas bajo amenaza de contagio por patógenos presentes en abejorros importados.


En julio de 2013 se publicó en la revista Journal of Applied Ecology un interesante artículo sobre la preocupante propagación de enfermedades procedentes de abejorros comercialmente producidos e importados a los abejorros y abejas nativas de Reino Unido. Los científicos encontraron que las tres cuartas partes de las colonias de abejorros importados analizados, estaban afectadas por contaminación con varios patógenos. Por esta razón, manifestaron la necesidad de aumentar de forma urgente los controles para evitar la propagación de estas enfermedades. Iberogen es consciente de estos peligros y ofrece un servicio de detección de patógenos en abejas y abejorros mediante análisis genéticos tanto en individuos como en el polen utilizado como alimento.

Iberogen Enfermedades Apícolas

 

Las especies silvestres de abejas y otros insectos polinizan muchos cultivos, mientras que los abejorros criados comercialmente, son esenciales para la polinización de los cultivos de invernadero como el tomate, se utilizan para mejorar la polinización de otros cultivos alimentarios, como las fresas, e incluso ahora se venden al público general para el uso en jardines. Su utilización ha crecido enormemente, por ejemplo, en Reino Unido, se importan cada año entre 40-50.000 colonias de abejorros producidos comercialmente, cada una con hasta 100 obreras. Mientras que en el mundo se comercializan más de un millón de colonias cada año.

Un equipo de investigadores de las universidades de Leeds, Stirling y Sussex compraron 48 colonias de abejorros (Bombus terrestris) de tres productores europeos. Algunas colonias eran de una subespecie nativa para el Reino Unido y otras eran no nativas. Todas las colonias deberían haber estado libre de enfermedades, pero cuando se pusieron a prueba utilizando técnicas de análisis de ADN, se comprobó que el 77 % de las colonias estaban contaminadas con diversos patógenos, los cuales no sólo se detectaron en los insectos, sino que también en el polen utilizado para alimentar a los abejorros producidos comercialmente.

El “screening” reveló que las colonias de abejorros importados tenían una gama de patógenos, que incluía a los tres principales parásitos de abejorros (Crithidia bombi, Nosema bombi y Apicystis bombi), tres parásitos de abejas (Nosema apis, Ascosphaera apis y Paenibacillus larvae), y dos parásitos que infectan a ambos (Nosema ceranae y el virus de las alas deformadas).

Después de las pruebas de detección, el equipo de investigadores llevó a cabo una serie de experimentos de laboratorio cuidadosamente controlados, para determinar si los parásitos transportados por las colonias de abejorros producidos comercialmente, eran viables y capaces de infectar a poblaciones silvestres. De este modo, comprobaron que las colonias de abejorros producidos comercialmente infectadas por patógenos, no solo eran infecciosos para otros abejorros, sino también para las abejas.

Los autores del estudio afirman que la normativa vigente, y los protocolos de importación de polinizadores, no son eficaces. En la actualidad, las licencias de “Natural England” sólo son necesarias para la importación de las subespecies no nativas, y aunque estas licencias requieren que las colonias importadas estén libres de enfermedades, estas no se analizan a su llegada a Reino Unido para garantizar el cumplimiento de esta condición, y como se mencionó anteriormente, las importaciones de subespecies nativas no están incluidas en estos protocolos de control.

El estudio sostiene que los productores necesitan mejorar la detección de enfermedades y desarrollar una dieta libre de patógenos para de sus abejorros, mientras que las autoridades reguladoras tienen que reforzar las medidas de control para prevenir la importación de colonias de abejorros portadoras de patógenos, incluso indican que los controles se deberían extenderse a las colonias de la subespecie nativa importadas.

Los autores aseveran que la utilización de colonias de abejorros comercialmente producidos contaminadas con estas enfermedades, podría aumentar la prevalencia de patógenos en las poblaciones silvestres de abejas y abejorros cercanas a las explotaciones agrícolas. Por otra parte, también advierten que las colonias de abejorros contaminados podrían introducir nuevas especies o cepas de parásitos que podrían afectar gravemente a las poblaciones nativas de estos insectos.

Según uno de los autores del estudio, el profesor William Hughes de la Universidad de Sussex, si no se actúa, existiría el riesgo de que decenas de miles de colonias de abejorros portadores de patógenos, pudieran ser importadas al Reino Unido cada año. Muchas especies de abejas ya presentan descensos significativos de sus poblaciones, debido a múltiples factores. La introducción de más o nuevos patógenos podría agravar estos factores, y muy posiblemente, podría conducir directamente a la disminución de las poblaciones silvestres.

Aunque este es el primer estudio de este tipo en el Reino Unido, las investigaciones en América del Norte, América del Sur y Japón sugieren que los patógenos introducidos por abejorros comerciales podrían ser una causa importante de la disminución de las poblaciones de varias especies de abejorros del género Bombus, incluyendo B. dahlbomii en Argentina, y B. terricola y B. pensylvanicus en América del Norte

 

 

Fuente: Journal of Applied Ecology 2011, 48, 3–8

http://phys.org/news/2013-07-bees-threat-disease-carrying-bumblebee-imports.html

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1365-2664.12134/abstract

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24256429

Share Button

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *